Hoy el Papa ha vuelto a rezar por Barcelona.

Queridos hermanos y hermanas,

En nuestros corazones llevamos el dolor por los actos terroristas que, en los últimos días, han causado numerosas víctimas, en Burkina Faso, en España y en Finlandia. Rezamos por todos los difuntos, por los heridos y por sus familiares; y suplicamos al Señor, Dios de la misericordia y de la paz, de liberar al mundo de esta deshumana violencia. Rezamos juntos, en silencio y después a la Virgen (rezo).

Dirijo un cordial saludo a ustedes, queridos peregrinos italianos y de diferentes países. En particular, saludo a los miembros de la Asociación francesa “Roulons pour l’Espoir” (Paseo por la Esperanza), llegados en bicicleta desde Besanzón, a los nuevos Seminaristas con los Superiores del North American College de Roma; a los Clérigos de Rivoltella en Brescia y a los chicos de Zevio en Verona.

A todos les deseo un buen domingo. Por favor, no se olviden de rezar por mí. Buen almuerzo y hasta la vista.