El testimonio de la familia Nieto Agudo nos muestra que es y como es el día a día de una familia en Misión. Desde aquí rezamos por cada una de ellas para que sea un foco de luz en cada una de las diócesis en las que trabajan.

Artículo anteriorLa vida sale al encuentro
Artículo siguienteUna acción conjunta contra el Paro