«Ponemos el corazón en lo que nos dicen que tenemos que ponerlo, si nos paráramos a pensar, no lo pondríamos en las cosas”.

A todos nos preocupa qué vamos a regalar esta Navidad y también vamos dando pistas de lo que queremos que nos regalen. Vivimos una Navidad desenfrenada, de un sitio para otro comprando cosas, evadiéndonos de lo cotidiano y olvidando lo importante, pero podrían cambiarnos el enfoque si nos hacen caer en la cuenta que la vida es limitada y este tiempo tan especial, puede que sea el último para nosotros y nuestros seres queridos. Ya no nos importarían las cosas, sino las personas. Ya no regalaríamos lo material, sino nuestro tiempo y presencia. Captemos lo esencial y no demos las cosas por hecho en esta Navidad, compartiéndonos y regalándonos a los demás como hace Jesús en un humilde portal de Belén y en toda su vida. Este video manifiesta cómo cambia el punto de vista de algunos jóvenes ante una pregunta que nunca se hubieran imaginado.

Artículo anteriorMary, did you know?
Artículo siguienteRetomando el verdadero sentido de la Navidad