La pregunta que encabeza nuestro post de hoy se la hacen muchas chicas y chicos jóvenes: ¿Se puede ser feliz sin salir un viernes? La respuesta a esta pregunta, como decíamos ayer, se encuentra en el testimonio de muchos de esos chicos y chicas que hoy en muchas partes del mundo han dicho un «sí» valiente y sincero a Dios, y en vez de salir de botellón prefieren correr su gran aventura.

Hoy queremos dejarte el testimonio de algunas de esas chicas y, recuerda, como ellas hay muchas más.

Artículo anteriorJesús no solo fue un predicador…
Artículo siguienteEl juez y la Primera Comunión