María Aranguren, graduada en Magisterio: “La clave de un profesor de religión es Jesucristo”

  •            Papá, ¿para qué sirven las señales de tráfico?, parece que solo hacen que la gente se enfade.
  •            Hijo- el padre lo mira con inmensa ternura-, las señales marcan el camino a los conductores, para que               no se hagan daño; como tú no debes salirte de las líneas del dibujo para que quede bonito.

Te enseña qué es la mentira, porque a nadie le gusta que le engañen. Te enseña por qué está mal la violencia de género, Jesucristo se enfrentó a un grupo de hombres mal humorados para salvar de la muerte a una mujer. Te enseña a vivir con los demás. Echemos a un lado los comentarios radicales, porque en la clase de Religión se da a conocer la vida de Jesucristo, pero no se impone. Esta semana María Aranguren, una reciente graduada en Magisterio en Primaria de Navarra, nos cuenta más detalles sobre lo que significa la clase de Religión.

¿Por qué no tiene sentido hoy dar clase de religión en un colegio público- según la opinión de muchos españoles, donde el debate está abierto-?

Muchos afirman que es porque la religión forma parte del ámbito privado.

Entonces, ¿qué es la clase de religión? ¿Qué sentido tiene?

Te lo explicaré con una historia. Un padre tenía dos hijos, y un día les pidió que emprendieran un viaje. En ese viaje debían subir un monte muy empinado, que les llevaría a alcanzar el premio que había en la cima. Les dijo que lo único que tenían que hacer era seguir las marcas rojas que se iban encontrando en el camino. De esa manera, llegarían; les advirtió que descubrirían caminos más cómodos, senderos llanos y floridos, pero que no debían salirse del camino aunque les pareciera que el destino era el mismo. Los dos hijos emprendieron alegres el camino, confiados en su padre y en el premio que les había prometido. Al principio del camino vieron la primera marca roja y se miraron satisfechos. Siguieron caminando y encontraron una pendiente larga y empinada, después de mucho esfuerzo, consiguieron subirla. Así fue sucediendo a lo largo de todo el camino. Cuando alcanzaban la marca roja, el camino hasta la próxima era tanto o más difícil que el anterior. Pero, aunque el camino no fue fácil, gracias a las marcas alcanzaron la cima y se encontraron con su padre.

La asignatura de Religión no es solo teoría, en el fondo, lo importante es que eso le ayude en su vida a esos niños que luego serán adultos. A nadie le gusta que le mientas; tampoco que maltrates a una mujer, y Jesucristo nos enseñó a no discriminarlas.

¿Cuál es la misión del profesor de religión?

El profesor de Religión enseña la vida de Jesucristo, porque el vive así. La clave para el profesor es Jesucristo.

¿Y en qué apoyas esa idea?

En la Revelación de Dios, porque Dios mandó a su Hijo para dar a conocer su mensaje, hizo vida sus palabras. Y eso es lo que tiene que enseñar un profesor.

¿Qué le aporta a un niño?

Ejemplo. Le enseñas que no tiene que mentir, pero también por qué no, y que tiene que decir la verdad. Buscas ese enfoque positivo, que es el que más le ayuda.

¿Por qué la Religión es atractiva incluso para un ateo?

Cualquiera tiene que ser consciente de que el Hombre es religioso por naturaleza, es capaz de descubrir a Dios, esa relación personal con su creador. Por eso, a un ateo le puede hacer reflexionar sobre su naturaleza. Cuando estudias otras religiones, te das cuenta de que el Ser Humano busca a Dios, esa realidad que sale de nosotros mismos, y que, al mismo tiempo, es tan grande.

¿Qué diferencia hay entre una clase de Religión y la catequesis?

En una clase de religión trasmites lo que dice la Iglesia Católica, con las pautas prácticas y teóricas, para que eso tenga sentido, pero tú después has de hacerlo tuyo. Y la catequesis te prepara más afondo, porque tienes interés en ello- o los padres, que piensan qué quieren para sus hijos-. Son diferentes, pero se complementan, la catequesis se apoya en esas clases.