Ángel Luis González, cofrade: «Ser cofrade es una forma de entender la fe basada en la penitencia, la oración y la caridad»

El miércoles pasado, 5 de marzo, empezó la Cuaresma. En este tiempo los cristianos nos preparamos para revivir más de cerca la Pasión y muerte de Jesús, que dio la vida por nosotros. En España tienen especial relevancia las procesiones, por ello durante estos días hablaremos con miembros de diferentes cofradías.

Ángel Luis González es cordobés, de toda la vida, y cofrade de la Hermandad de la Paz y de la Sentencia, desde hace algunos años. Afirma que ser cofrade forma parte de su vida, pues, según él ser cofrade «es una forma de entender la fe basada en la religiosidad popular del pueblo, en la penitencia, en la oración y en la caridad, en la unión entre los hermanos». Ángel estudia ADE en la Universidad Loyola Andalucía.

¿Qué le propondrías a alguien que quiere profundizar estos días en su acercamiento a Cristo?

“Conviértete y cree en el Evangelio”, esa frase para mí resume la Cuaresma. Hay que, primero, arrepentirnos de nuestros pecados desde el sacramento de la penitencia, y después de eso, vivir como decía el lema de la JMJ en Madrid: «Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe».

Ser hermano de estas cofradías, ¿te ayuda en este tiempo de preparación a la Cuaresma?

Muchísimo. Aunque sin la vida cristiana dentro de la madre Iglesia sería inútil. Las Hermandades, y en Cuaresma más que nunca, están centradas en dar culto a nuestro Señor, y de esa forma, nos vamos preparando para la llegada de la Semana Santa.

¿Cómo y cuándo llegaste a la Hermandad de La Paz? ¿Y a la de la Sentencia?

A la Paz llegué el verano del 2009, tenía amistad allí, y me invitaron a colaborar para la decoración de las calles de la salida extraordinaria de Nuestra Señora de la Paz y Esperanza por su 70 aniversario de bendición. Después de pasarme muchos días allí ayudando y trabajando, acabé cogiendo cariño a los Titulares, y después del cariño vino la devoción, y me hice hermano de la Pa

En cambio, a Sentencia llegué porque es la Hermandad de mi parroquia, parroquia que me ha visto crecer como cristiano y como persona.

¿Qué haces exactamente en la hermandad?

Pues en la Paz, pertenezco al equipo de priostía, es decir, somos los encargados de montar los pasos procesionales y preparar los altares de cultos. A parte de eso, la típica vida de hermandad: asistir a los cultos, realizar estación de penitencia, asistir a los Cabildos, etc.

En Sentencia, vivo la Hermandad como un hermano más. Es decir, asisto a los cultos de los Titulares, al Cabildo, realizo estación de penitencia con la Cofradía.

¿Qué significa ser cofrade?

Yo diría que ser cofrade es una forma de entender la fe. Una fe basada en el amor a nuestro Señor Jesucristo y a su Santísima Madre, en la religiosidad popular del pueblo, en la penitencia, en la oración y en la caridad, en la unión entre los hermanos.

¿Tiene algún sentido en tu vida?

Muchísimo. Yo sin las cofradías, no sería yo. Ya no es solo la forma de sentir la Fe, ya es una forma de ser. Las cofradías, aunque quitan muchísimo tiempo, te dan muchísimas alegrías en tu vida. Yo no las cambiaba por nada del mundo.

Las procesiones de Semana Santa tienen mucha tradición en todo el país, aunque especialmente en Andalucía, y parece que la gente se “acostumbra”, ¿crees que se está perdiendo el carácter cristiano?

No creo que sea que se acostumbren, por lo menos en Andalucía lo que sucede es que la fe está perdiendo puestos por el “fervor popular”, es decir, poco a poco está cogiendo mayor importancia las bandas y los costaleros que los propios cultos de una Hermandad. Parece que las Hermandades en vez de una forma de vivir la fe es, más bien, una afición para católicos y no católicos. Y mi opinión, es que muchísimas cofradías dan pie a ello, en vez de fomentar la formación católica. Pero también tengo que decir, que las Hermandades también sirven mucho de atractivo para acercarse a la Iglesia, sobre todo para acercar a los más jóvenes.

¿Qué es lo más importante dentro de una hermandad?

Nuestros titulares, sin duda, ellos son la base de todo.

Siempre me ha impactado ver la devoción de los cofrades andaluces cuando procesionan, ¿qué se siente cuando vas en la calle con el paso, en la estación de penitencia, durante la semana de la Pasión?

Aunque desde la calle se vea muy vistoso, la verdad es que los hermanos vamos haciendo estación de penitencia en la procesión con una cierta alegría de que, otro año más, podremos hacer profesión de fe por las calles de nuestra ciudad.

Cuéntanos alguna experiencia

Una de las mayores experiencias como cofrade ha sido poder pregonar, en 2012, la Semana Santa de mi ciudad en mi antiguo colegio La Salle. Fue algo inolvidable para mí, ya que volvía a mi antiguo colegio, y además, para pregonar mi fe desde la visión de las hermandades y cofradías. Sin duda, uno de los mejores días de mi vida.