驴Lo que importa es la intenci贸n? 馃

Cambiar el mundo, J贸venes Cat贸licos, Preguntas Frecuentes

Sin Autor

Hablemos de cosas objetivas. Dios, que es nuestro creador y nuestro Padre, ve en lo profundo de nuestros corazones y sabe por qu茅 y para qu茅 hacemos las cosas. Aunque en algunas circunstancias nuestros actos den lugar a equ铆vocos entre los hombres, podemos estar tranquilos, porque Dios ha visto en ellos nuestra verdadera intenci贸n.

Entonces, si esto est谩 claro, 驴por qu茅 si vas a Misa vestido de cualquier forma, el p谩rroco, la anciana de turno o tus padres te sermonean por ello? Me ocurri贸 esto una vez hace unos veranos, cuando entr茅 en chanclas y en ba帽ador. Al comienzo de la Misa, la anciana en cuesti贸n me susurr贸 casi a gritos que no deb铆a entrar as铆 en una iglesia, pues era una clara muestra de falta de respeto hacia Dios.

En mi estado de adolescencia profunda le respond铆 algo as铆 como 鈥淒ios, que ve en lo profundo, me recompensar谩鈥, y la anciana no dijo nada m谩s. Esto me sirvi贸 para reforzar la idea que ya ten铆a de que a Dios le interesa m谩s el hecho de que yo vaya a Misa que la marca de mi polo o de mis calcetines. Hombre, todo dentro de un l铆mite 驴no?, pero el caso es que hab铆a dejado sin respuesta a una persona que me cuadruplicaba en edad.

Al final de la Misa, a la salida, el p谩rroco sali贸 a mi encuentro y me invit贸 a hablar con 茅l. Hab铆a escuchado la breve disputa. Lo primero que hizo fue describirme los mismos argumentos que yo pensaba empu帽ar en ese momento en favor de mi forma de vestir para ir a Misa. Viendo mi asombro, me explic贸 que en su adolescencia 茅l tambi茅n hab铆a pensado as铆, y aprovech贸 para preguntarme c贸mo sol铆a vestir para ir a una boda, para salir de fiesta, o para celebrar el fin de a帽o.

Los hombres, aparte del cuerpo, no tenemos otro instrumento con el que mostrar lo que nos sucede por dentro. No somos 谩ngeles, sino hombres, y hasta ahora no se ha demostrado la existencia de otra v铆a por la cual expresarnos. Una mujer le dec铆a a su marido: 鈥淟levamos treinta a帽os casados y hace veinte que no me dices que me quieres鈥, a lo que le responde 茅ste 鈥淧ero si ya lo sabes, no hace falta que te lo diga鈥. Pues claro que hace falta. El amor no se expresa si no es por medio de los actos, y es en esas cosas peque帽as e intencionadas donde reside la gran cantidad de amor que podemos llegar a mostrar al mundo.

Piensa que Dios, el Creador y el Todopoderoso, la causa incausada, el punto de dimensi贸n infinita donde convergen todas las virtudes del Ser, ha decidido hacerse hombre y vivir en las mismas condiciones que t煤 y que yo, excepto en el pecado. 驴Y para qu茅? Para amar y ser amado como hombre.

Es decir, el Amor Perfecto ha decidido pasar a tener un cuerpo humano, para expresar su Amor Infinito como s贸lo sabemos hacerlo las personas. Pero no s贸lo eso, sino que supo ser hombre de su tiempo, y sigui贸 la tradici贸n religiosa que sus padres le hab铆an ense帽ado con mucho celo. Sinceramente, no me imagino a Cristo entrando a la sinagoga con la t煤nica hecha un asco, diciendo 鈥淒ios, que ve en lo profundo, me recompensar谩鈥.

Cristo demostr贸 su Amor al hombre siendo un ni帽o en brazos de su madre, trabajando, llorando, riendo, ense帽ando, perdonando, sufriendo y muriendo en una cruz por todos nosotros. Cristo, siendo Dios, podr铆a habernos redimido con su intenci贸n todopoderosa, pero decidi贸 morir en una cruz, perd贸n, en millones de cruces, a lo largo de la historia, en cada Misa.

Y aunque en este sentido no parece comparable ir en chanclas a Misa con morir por amor, tampoco tiene por qu茅 parecerlo una carta con un castillo de naipes. Me di cuenta de que si yo no cuidaba mis cartas, en un futuro no podr铆a crear un s贸lido castillo con el que ense帽ar a Dios, a mi mujer, a mi familia, a mis amigos, mi amor por ellos.