Nueva película de Juan Manuel Cotelo

Finalizó el II Encuentro Internacional de Infinito+1! Han sido cuatro días inolvidables, en el que nuestras “locomotoras” han cargado sus depósitos de gasolina y entusiasmo, dispuestas a llevar “EL MAYOR REGALO” al máximo de espectadores posible en cada uno de sus países. Como siempre, necesitamos de  vuestra ayuda. Entre todos, lograremos mostrar al mundo el poder del perdón. ¡¡A por ello!!

Así manifiesta su entusiasmo la productora Infinito+1, en su página de facebook, después de este encuentro con sus “locomotoras”, como Juan Manuel Cotelo las llama.

Religión en Libertad en un artículo nos habla de este evento. Cotelo, iniciador de esta productora y director de “El mayor regalo”, explica cómo llama  “locomotoras” a las personas repartidas en varias partes del mundo que han ayudado a la fundación y productora de Cotelo, Infinito+1 (www.infinitomasuno.org), a publicitar y distribuir sus películas en sus respectivos países.

¿Por qué locomotoras? “Porque todas están “locas”, tienen una insensatez que es directamente proporcional a su amor a Dios, y todas son “motor” de locura”.  “Los muy sensatos no encuentran atracción alguna en sumarse a esta misión, pues realmente es una locura”, nos cuenta Cotelo.

Locura o no, lo cierto es que demuestra un éxito que ni siquiera el propio Cotelo contemplaba diez años atrás. “Cuando Infinito+1 nació, en el año 2008, tan sólo estábamos comprometidos con esta iniciativa mi esposa Simona y yo”, explica,
sin sospechar que la realidad, diez años después, iba a superar todas nuestras expectativas”.

“En 2010 estrenamos nuestra primera película, La Última Cima. Comenzó a exhibirse en cuatro salas de cine, de un sólo país, España. Es decir… un estreno insignificante”, cuenta Cotelo. “Pero el público llenó esas primeras salas, y en una semana saltó a 66 salas más… Pronto fueron 125 salas… Permaneció 6 meses en cartelera, e inmediatamente recibimos numerosas solicitudes de estreno, desde el extranjero”.

Pero estas personas que ayudaron a Cotelo no eran distribuidoras ni exhibidores de cine. “Eran personas sin experiencia alguna en este campo”, explica. “Eran personas generosas que querían llevar la película a su país, por puro amor a Dios y por amor a los espectadores, pues comprendían que La Última Cima era un instrumento sencillo y atractivo de anunciar el Evangelio”.

Del II Encuentro Internacional de Locomotoras Cotelo destaca el sentimiento general de pertenecer a una “gran familia”. “Hemos compartido la locura y la belleza de esta misión, celebrando los milagros patentes que Dios ha hecho, apoyándose en nuestra pequeñez. El Encuentro ha reforzado nuestra identidad, nuestro compromiso y nuestra unidad. Nos sentimos una familia, nos sentimos Iglesia”, comenta.

En pocos meses, Infinito+1 pretende estrenar la película El Mayor Regalo. De momento tan solo las “locomotoras” han podido ver la película. “A juzgar por sus reacciones, sabemos que también esta película tiene todos los ingredientes para provocar una profunda transformación personal, en quienes la vean”, indica Cotelo.

“El objetivo no es entretener a los espectadores, ni llenar butacas vacías. El objetivo es que cada espectador, de modo individual, reciba una invitación preciosa a pedir perdón y a perdonar, como Dios nos perdona. Una invitación a vivir con amor incondicional. Eso es el perdónel mayor regalo que podemos dar y recibir.”

Aquí el vídeo del Encuentro y lanzamiento de El Mayor Regalo:

Si quieres leer el artículo completo, puedes hacerlo aquí: https://www.religionenlibertad.com/las-locomotoras-paises-toda-maquina-por-cercano-64305.htm