Alumnos de un Instituto han escrito: Biblia emoji.

Está calentito, acaba de ver la luz. Se trata de un trabajo escolar pero que trasciende, con mucho, el interés académico. Los autores son multitud, alrededor de una veintena de jóvenes a caballo entre los 14 y los 15 años, y la coordinadora es su profesora de “Reli”, Rosa Barroso. Un día les propuso a sus alumnos de 3º de ESO del IES Bachiller Diego Sánchez de Talavera la Real, narrar la Biblia con emoticonos, esos instrumentos tan familiares para los jóvenes, con los que expresan emociones en las redes sociales.

Afirma Rosa Barroso que tras documentarse con profusión no ha encontrado nada similar, lo que los animó a llevar ese trabajo fuera de las aulas, para que puedan disfrutar de él en muchos lugares.

Realizaron una selección de textos: 53 relatos del Nuevo Testamento. La mayoría forman parte de los cuatro evangelios, que nos narran los acontecimientos principales de la vida, Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, sus parábolas y sus acciones prodigiosas. También hay textos que hacen referencia a los inicios de las primeras comunidades cristianas, del gran personaje que es San Pablo y de su mejor teología en torno a temas como el amor o la resurrección.

Para promocionar el libro están usando las redes sociales. Se manejan a la perfección en Twitter, bucean a sus anchas por WhatsApp y han creado una página en Facebook: https://www.facebook.com/bibliaemoji/

El prólogo del libro corre a cargo del doctor y profesor de Teología Bíblica, Luis Manuel Romero Sánchez, que afirma que “todo esto nos hace pensar que el lenguaje bíblico debe ser capaz de adaptarse, sin cambiar su mensaje original, a cada uno de los tiempos, para que siga siendo una Palabra significativa, capaz de transformar los corazones de la gente de cada época. A lo largo de los siglos, el Nuevo Testamento, escrito en griego koiné, ha sufrido muchísimas traducciones para que sea comprendido por toda la humanidad. No hay libro más traducido que la Biblia, en torno a 2.500 lenguas”.

El libro, además, es benéfico, dado que lo que se obtenga irá a un proyecto de Manos Unidas.

Articulo Original Arzobispado Merida-Badajoz