CatequesisFamilia

Teología del hogar 2: «El hogar, presagio del cielo»

Tenemos en el mundo un claro rechazo hacia ser ama o amo de casa y, sin embargo, todo el mundo ama su hogar y quieren sentirse en él como un santuario.

El hogar es ese lugar donde estamos seguros, nutridos, conocidos por lo que somos y que nos hace capaces de vivir y amar libremente. Incluso para aquellos que provienen de hogares rotos, todavía hay algo en la idea que los atrae.

Por qué? ¿Por qué la fascinación y el atractivo universal del hogar? ¿Qué tiene este lugar que captura tanto nuestras mentes y espíritus? El hogar es, como dijo Chesterton, pequeño en comparación con un negocio u oficina, pero enorme por la huella que produce y deja en nosotros.

El hogar, por su naturaleza, está destinado a ser un presagio del cielo. Debe ser lo suficientemente placentero en esta vida terrenal como para ser un anticipo de lo que vendrá, de las promesas de Cristo.

Las últimas palabras del Papa San Juan Pablo II en esta vida fueron: «Dejadme ir a la casa del Padre». Quería ir a casa, a la casa donde Dios quiere que todos nosotros vayamos. Irónicamente, a pesar del deseo humano innato que existe por el hogar, a noción de hacer un hogar, que brinde seguridad, amor, orden, educación y hospitalidad, ha caído en desgracia.

«Hay dos formas de llegar a casa», explicó Chesterton. «Una de ellos es quedarse allí. La otra es caminar alrededor del mundo hasta que volvamos al mismo lugar».

A medida que el mundo parece oscurecerse, anhelamos que nuestros hogares vuelvan a significar algo.

Y la pandemia ha sido el impulso definitivo. No tengo ninguna duda de que la «novedad» de la Teología del hogar es obra del Espíritu Santo para este momento.

Cuando más se la necesita. Al pasar mucho más tiempo del que pasábamos en casa, nuestros hogares se están convirtiendo en santuarios, un lugar donde nos sentimos seguros, protegidos y cuidados. Incluso la palabra santuario refleja un significado más profundo.

Proviene de la palabra sanctus , que significa «santo». Inicialmente significaba «edificio apartado para el culto sagrado». Solo más tarde pasó a significar «un lugar de refugio o protección».

Hacer de nuestros hogares un santuario significa más que simplemente tener comida rica y nutritiva en la mesa o sábanas de seda en la cama. Sin esto, el alma quedará hambrienta y en busca de Aquel que verdaderamente satisfaga todos los deseos de nuestro corazón.

La «teología del hogar» trae a la mente una verdad espiritual vital: que nuestros hogares pueden evangelizar. Todo el tiempo que pasamos «en los rincones de nuestros hogares»: limpiando un armario aquí, haciendo una cama allá, colgando un cuadro, regar una planta, cambiar pañales, cortar patatas, rezar, discutir y reconciliarse: todas estas cosas, visibles e invisibles, de alguna manera se abren paso en todas las áreas de una vivienda. Podemos no darnos cuenta de lo hermoso que es todo hasta que un extraño entra en casa y se conmueve.

La vida vivida a la manera de Dios, vivida bajo el estandarte del amor, nos enriquece a nosotros y a los demás a través de una belleza humilde. . Quizá no podamos lograr que todos nuestros amigos y conocidos entren a misa, pero podemos meterlos en nuestras cocinas.

La vida católica diaria, con todas sus imperfecciones y luchas, su misericordia y su alegría, su belleza estética y hospitalaria y la excelente comida (y, con suerte, un buen vino tinto), puede ser un incentivo para descubrir la realidad: que la vida es más plena, más segura, más emocionante y más satisfactoria cuando se vive en el contexto de lo divino.

Entrar en este contexto es un anticipo del cielo y, a veces, misteriosamente, esta experiencia puede ser incluso muy profunda, Porque el idioma de un «hogar» es un idioma universal.

Deberíamos pensar con determinación sobre cómo hacer que nuestros hogares estén mejor equipados para llevar a todos los que viven en ellos a la casa del Padre.

Ayudarnos a repensar el honor que acompaña a cuidar de la casa, para brindar a los que amamos seguridad, alimento, afecto, amor, creatividad, comodidad y libertad. Hay cosas fundamentales que los seres humanos necesitan en todo el mundo, tanto físicamente y espiritualmente.

La inversión que hacemos de estas cosas en el hogar produce grandes dividendos cuando se ofrece libre y generosamente a quienes nos rodean. Es una buena meta: dar gloria a Dios con nuestras casas. #teologíadelhogar

La Samaritana

Artículos relacionados

No se han encontrado resultados.

Últimas entradas

Menú