Noticias

Historia de una familia polaca que ha abierto sus puertas a otras dos ucranianas

La guerra de Ucrania está poniendo al descubierto la generosidad de muchos hogares que están acogiendo familias de refugiados que huyen de su país.  La página web del Opus Dei recoge el testimonio de una familia polaca formada por el matrimonio y sus ochos hijos que han acogido a siete ucranianos: una madre con su hijo pequeño y otra con cuatro hijos.

Antes de tomar la decisión quisieron hablarlo con sus hijos y la respuesta fue tan satisfactoria que se pusieron manos a la obra. Para ello fueron a los bomberos, que son los que se encargan .

«En nuestro caso particular hemos decidido que se mantengan las costumbres que tenemos incorporadas en nuestro día a día: los niños tienen sus encargos, hay horarios de estudio y de comidas, se cuida el orden, los medios electrónicos se usan con templanza, etc. El reto consistía en saber adecuarnos a la nueva situación», explica el padre polaco. «Casi desde el primer día se creó un ambiente hogareño entre los niños.»

«Como es costumbre en mi familia, hemos seguido viviendo algunas oraciones diarias a las que se han unido muy contentos. Gracias a las amistades que se han ido formando, una de las chicas comenzó a ir a misa dominical con nuestra hija y le ha pedido que le enseñe a hacer la señal de la cruz. Tanto tiempo juntas deja ver que hablan de muchos temas, también sobre la fe católica».

Sin duda la situación requiere esfuerzo y sacrificio, pero merece la pena. Todo un ejemplo de generosidad que puedes leer completo en Opus Dei.

Artículos relacionados

No se han encontrado resultados.

Últimas entradas

Menú