El Juez de Menores, Emilio Calatayud, en esta ocasión alaba la forma en que últimamente se saludan los jóvenes. Parece que, en vez de los tradicionales dos besos, ahora se dan un abrazo.

Literalmente ha dicho en su blog del Ideal: «El abrazo es más cálido que estrecharse la mano o los dos besos de rigor, me parece a mí. No siempre voy a ser ese cascarrabias que critica a los chavales. Es más, en general, tenemos una juventud muy buena. Se abrazan. Son buena gente. Empecemos la semana con optimismo. Un abrazo».

Se agradece estas palabras de una persona que, por su trabajo, está en constante contacto con los jóvenes y adolescentes.

Puedes leer la noticia completa en Ideal

Artículo anteriorJesús tuvo que huír de Madrid
Artículo siguienteUno de los desafíos de la Iglesia es la brecha con los jóvenes. Michael Czerny