De Inditex al Convento. Testimonio de María

La Delegación de Infancia y Juventud de Santiago nos regala el testimonio el testimonio de María L. que es precioso y que te invito a que lo leas completo.

María nació en el seno de una familia cristiana y desde pequeña ha tenido el deseo de amar profundamente a Dios. «Sin embargo todo en mi vida era fácil, cómodo, y eso supuso que dejase de lado ese deseo y, por tanto, a Dios».  Pero se topó con la Cruz, con la muerte de su padre y el cáncer de su madre: «Una Cruz dura, dolorosa y difícil, muy difícil, de llevar», explica María. Todo a su alrededor se derrumbó y la fe que se suponía que tenía, no existía. «Me alejé completamente de Dios».

«Sin embargo el Señor, en su infinita bondad, puso en mi camino a personas que, muy poco a poco, hicieron que volviese a Él. Me animaron a presentarme ante Él tal cual era, con mi gran mochila de miserias, heridas y dolor que, sin yo saberlo, solo en Él hallarían consuelo». 

Y el Señor se le presentó: «me hizo ver que, a pesar de todo lo que le había dicho y hecho en esos meses (lo desprecié, humillé y odié de tal manera que pensaba que nunca más volvería a tener fe) Él seguía siempre fiel, ahí esperándome, y vivo (en la Eucaristía), transformando corazones, como el mío, que, desde entonces, jamás volvió a ser el mismo.»

Por entonces lo tenía todo, cuenta ella, piso, coche, trabajo en el grupo Inditex…  «El Señor, todo un caballero, fue poco a poco, siempre con delicadeza y sin imponer nada, ocupando mi corazón por entero».

«En todos estos años el Señor me ha regalado el don de ver la mayor Cruz de mi vida (la muerte de mi padre) como una de las mayores bendiciones y ha sido, a través de esa Cruz, la tan temida Cruz, donde me encontré con Él, le conocí y me enseñó cuánto me amaba. Donde encontré el sentido de mi existir y descubrí para qué me había pensado Dios desde la eternidad: llegar a ser Esposa Suya, como clarisa, en el Monasterio del Sagrado Corazón, en Cantalapiedra.»

Lee el testimonio completo en Delegación de Infancia y Juventud de Santiago