A través de ABC conocemos el testimonio de J.R. Storment, un padre de familia que, tras la muerte súbita de su hijo de 8 años, intenta hacer reflexionar a otros padres sobre el tiempo que pasan con sus hijos, en su cuenta de Linkedin.

«Abraza a tus hijos. No trabajes demasiado. Te arrepentirás de haber invertido ese tiempo en otras tareas una vez ya no lo tengas».

Hace 8 años él y su mujer tuvieron gemelos, Oliver y Wiley, pero Wiley se ha marchado a la casa del Padre. Lo hizo mientras dormía, lo descubrieron al intentar despertarlo. Fruto de su experiencia, este padre aconseja a las familias anteponer la vida familiar a la laboral.  «El trabajo necesita tener un equilibrio que rara vez he vivido. Es un equilibrio que nos permite ofrecer nuestros regalos al mundo, pero no a costa de nosotros mismos y de la familia».

El lado positivo de esta tragedia es que ha mejora mucho su relación con Oliver, su otro hijo.

Puedes leer este artículo completo en ABC

Artículo anteriorDesafíos de la Iglesia con los jóvenes de hoy
Artículo siguiente«Las monjas no tenemos alas»