Adriana, la joven gitana que se emociona cuando habla de Dios

A través de Vatican News conocemos la historia de Adriana que, como la de muchos otros gitanos, no ha sido nada fácil. Una vida muy dura en la que ha sufrido abandonos, miseria y rechazo.

Ella explica que se dedicaba a la delincuencia porque no tenía otras opciones. Pero su madre tuvo un encuentro con Cristo en una iglesia evangélica donde se sintió aceptada y querida. Cuenta emocionada que un día uno le ellos me dijo: «a los ojos de Dios todos somos iguales, porque todos somos sus hijos y como sus hijos, también somos hermanos».

Hoy día ha logrado su sueño: poder trabajar y llevar una vida normal. Gracias a un programa de inserción laboral en un centro D. Bosco, trabaja en una panadería y es feliz.

Puedes leer la historia completa en Vatican News