Necesitas a Dios en tu matrimonio

Aaron y Deena son un matrimonio felizmente casado. Portal de Luz se ha hecho eco de su testimonio, de sus dificultades, de sus triunfos y de cómo Dios los acompaña en su aventura familiar.

Los comienzos no fueron fácil. Deena explica: «Nuestro primer año de matrimonio fue muy duro, especialmente aprendiendo a vivir juntos como pareja». Estaba acostumbrada a convivir con otras personas, pero Aaron había vivido solo y no estaba acostumbrado a compartir todo. Discutían constantemente.

Pero un día vieron en su parroquia que había un movimiento que podía ayudarles. Hoy son activos miembros de la comunidad parroquial, ayudan a otras parejas con la preparación para el bautismo. «El matrimonio es realmente desafiante. Necesitas de Dios para vivir el sacramento y para que esté en el centro cada día», explica Aaron. «Sin Dios y la gracia del sacramento, las luchas pueden parecer insuperables. Pero con Dios en el centro, el matrimonio es maravilloso y alegre, incluso en las luchas».

¡Me encanta nuestro viaje, ver cómo Dios nos ha llevado y ha cambiado nuestros corazones! Realmente disfruto estar cerca de ti», le dice a Deena, agregando: «y me alegro de que tengamos nuestra fe para compartir, sabiendo que nuestro trabajo es ayudarnos mutuamente a llegar al cielo«.

Puedes leer el artículo completo en Portal de Luz