«Dios me ha bendecido con personas extraordinarias». Justin Bieber

Hace algunos meses Justin Bieber reconocía que su adicción a las drogas anunciaba que se retiraba de los escenarios para recuperarse. Hace unos días, escribió en su Instagram un texto que explicaba por lo que ha pasado y que hemos leído traducido en Camino Católico.

Empieza explicando que se ha visto muy joven sobrepasado por todo lo que le rodeaba. «Un círculo de decepciones tras decepciones. Algunas veces puede incluso llegar al punto donde no tengas ganas de seguir viviendo, donde sientes que nunca va a cambiar». 

«Veis que tengo mucho dinero, ropa, coches, muchas alabanzas, logros, premios y aun así me siento incompleto ¿Has notado las estadísticas de las estrellas infantiles y el resultado de sus vidas? Hay una presión y una responsabilidad insanas sobre un niño cuyo cerebro, emociones, lóbulos frontales (toma de decisiones) aún no están desarrollados»

Comenzó a consumir drogas con 19 años y ahí empezó su declive. Reconoce que era irrespetuoso con las mujeres, resentido, irritable, consumió drogas duras y realizó actos de vandalismo.

«Me ha llevado años recuperarme de todas esas decisiones, arreglar esas relaciones rotas y cambiar mis malos hábitos en las relaciones. Afortunadamente, Dios me bendijo con personas extraordinarias que me aman por quien soy. Ahora estoy navegando por la mejor época de mi vida, ¡el matrimonio! Que es una nueva responsabilidad increíble. Aprendes paciencia, confianza, compromiso, amabilidad, humildad y todo lo que significa ser un buen hombre».

«Te comento todo para decirte que, incluso cuando las probabilidades están en tu contra, sigue luchando. Jesús te ama. Sé amable hoy. Sé valiente hoy y ama a la gente hoy, no según tus propios estándares, sino por el amor perfecto e inagotable de Dios».

En Camino Católico puedes leer el texto completo