«La vocación exige un sí diario»

La revista Ecclesia nos ofrece el testimonio del joven sacerdote D. Carlos Casero, cuando hace tres años estaba a punto de celebrar su primera Misa.

Tras recibir el sacramento de la Confirmación, empezó vincularse más a la Iglesia y hubo quien le preguntó si no estaría llamado a ser sacerdote: “Me daba un coraje… Me negaba rotundamente y le preguntaba a Dios: ‘¿A que tú no quieres?”, explica con la sonrisa propia de quien ahora lo comprende todo.

Pero él quería cumplir la voluntad de Dios y, así fue cómo ingresó en el Seminario con 18 años. Asegura que los años en el seminario han sido “un regalo” por la felicidad de poder compartir su vocación con otros jóvenes y por la oportunidad de confirmar su vocación, “de dejar mi camino por el suyo”.

“La vocación no es el ‘sí’ primero, exige un ‘sí’ diario, continuo y en todas las cosas. El Señor quiere que toda mi vida sea sacerdotal”.

Entra en Ecclesia y lee el testimonio completo.