Ángela Bipendu, religiosa y médico, ayuda a inmigrantes que huyen de las guerras

Como publica la revista Vida Nueva, la religiosa Ángela Bipendu, tiene 46 años, es congoleña pero vive en Italia desde hace 15 años. Se dedica a ayudar a tantos inmigrantes que se lanzan al mar en busca de un lugar mejor en el que vivir. “Yo soy médico, podría ayudar a estas personas que huyen de las guerras, buscando la paz, porque solo donde hay paz puede haber también justicia”.

Su motivación la encontró en la exhortación apostólica del Papa Francisco en la que nos interpelaba a todos los cristianos a salir hacia fuera, salir al encuentro de los hermanos.

Lo tiene claro: “todos somos sus hijos” y “el primer refugiado fue, precisamente, Jesús de Nazaret, que se vio obligado a huir a Egipto con su familia”. 

Lo más sorprenderte es que, cuando se embarcó en esta aventura, no sabía nadar, pero levantó la mirada y dijo: «Señor, aquí estoy». Y se abandonó a la voluntad de Dios

Puedes leer más sobre este testimonio de generosidad y entrega en este enlace de Vida Nueva