Cuatro consejos para salir de la rutina

En el camino de toda pareja, pueden aparecer senderos que se tornen escarpados y de difícil tránsito. Es posible —incluso habitual— que suceda luego de varios meses o años de noviazgo. De hecho, luego del enamoramiento, del “choque de planetas” y del deslumbramiento mutuo, la cosa parece cambiar bastante su aspecto: ya no todo se ve “color de rosas”, y las mariposas que tiempo atrás revoloteaban el estómago, al parecer, fueron digeridas. Enseguida surge la pregunta: si ya no siento lo mismo, ¿cómo seguir adelante?

Algo como lo que describimos lo experimentan muchas parejas a causa de la “rutina”, pero…, ¿de qué hablamos cuando hablamos de rutina? El diccionario nos dice que es una “costumbre adquirida de hacer las cosas por mera práctica y de manera más o menos automática”, un “hábito adquirido de hacer las cosas sin pensarlas”. Nada más distante de lo que nosotros quisiéramos: ¡¿acaso alguien quiere amar o ser amado como una máquina?! Por eso, queremos compartirte algunos consejos que pueden ayudarte a sacar tu relación de la rutina.

1. ¡Vuelvan a las raíces, recuerden quiénes son!

En términos futboleros, diríamos que, de vez en cuando, hace falta “parar la pelota”. Es hermoso que cada pareja, de tanto en tanto, pueda hacerse el tiempo para recuperar su propia historia. Es decir, recordar las situaciones y definiciones que los llevaron a estar donde están hoy, y volver a valorar desde ahí esa aventura de amor a la que ambos se lanzaron un día. Hace falta“redescubrir” las razones para estar juntos, la fuente del amor. Volver a hacer presente una y otra vez “por qué estamos acá”, decididos a caminar en una entrega progresiva, cada vez más generosa, para la felicidad propia y del otro.

2. Anímate a sorprender

¡Claro que sí! Cuando uno ama a otra persona, se compromete a buscar en todo su bien. Nadie mejor que tú para saber qué puede arrancarle una sonrisa a tu pareja, o bien sacarla del estado de automatismo en el que pueda haberla metido el trabajo o el estudio. Basta un pequeño regalo, una salida imprevista a mitad de semana, una comida elaborada con esmero…, será cuestión de preguntarse: ¿cómo puedo hacerle feliz hoy?

3. Ten a mano tus “palabras clave”

Si verdaderamente conoces a aquel o aquella con quien te has embarcado en el hermoso desafío de preparar un futuro juntos, seguramente sabrás reconocer sus “contraseñas”. Se trata de aquellos gestos o palabras que pueden devolverle los pies a la tierra cuando algo ha transportado su espíritu a galaxias lejos de ti, pese a poder tenerlo apenas a centímetros. O bien elevarlo cuando tiene los pies hundidos en el barro. Dos palabras dichas con profunda honestidad nunca fallan: “Te amo”. ¡Recuérdaselo siempre!, y no esperes alguna “ocasión especial”. Todas pueden serlo.

4. Dale “F5” al amor

Te proponemos que busques siempre renovar ese amor que compartes con tu pareja, actualizarlo, buscando espacios de intimidad espiritual, abriendo tu mundo al otro y compartiendo los deseos y planes, proyectando ambos hacia el futuro. Busquen y cultiven las conversaciones profundas, abran la pareja a momentos en familia y con amigos, para que nunca les suceda que, de repente, se descubran como dos extraños.

Del blog Ama fuerte de Daniel Torres Cox