Fray Roberto, un anciano fraile de Brasil, pese a sus limitaciones, nada le impide hacer una genuflexión ante el Santísimo, celebra Misa diaria, confiesa y visita a enfermos en hospitales.

Qué ejemplo, ¿verdad?

Artículo anteriorLa causa del embarazo no justifica el aborto
Artículo siguienteUna celebración con 30 nuevos matrimonios