La felicidad está darse a los demás, en ayudar al que lo necesita y si no que se lo pregunten a Bárbara, una niña de 9 años que ha enseñado a leer a Zezinho, vendedor de helados de su escuela.

Leemos en Portal de Luz que cuando Bárbara, una niña con una gran sensibilidad, supo que Zezinho no sabía leer se ofreció a enseñarle. Ha estado 2 años dándole clases y ahora se propone enseñarle a escribir y después matemáticas.

“Ella es mi maestra. Es una persona gentil y especial. A la hora de salida se quedaba para enseñarme el alfabeto”.

Todo un ejemplo a seguir y que podrás conocer mejor, entrando en este enlace de Portal de Luz

Artículo anterior«El que no se arriesga no ama». José Antonio Costabal
Artículo siguienteUna madre perdona al asesino de su hija