Álvaro ya está en el cielo. Este pequeño de 9 años, que vivía en Ibiza con sus padres, ha muerto a causa del cáncer contra el que venía luchando los último 4 años.

Leemos en Mater Mundi que era un niño que no dejaba indiferente a nadie. Para todo el mundo tenía la palabra oportuna, intentaba hacer sonreír a los que pasaban junto a él para que no estuvieran tristes. En los últimos meses, cuando los tumores de su cabeza lo habían dejado casi ciego y sordo, reunía todas sus energías para decirle a alguna persona que acababa de conocer: “¡No sabes cuánto te quiero!”.

En el funeral, su padre agradeció a todos su acompañamiento en esos momentos y recordó algunas anécdotas de Álvaro, que hicieron palpable como desde que nació fue alguien especial, alegre, divertido, servicial, y muy humano también, que no dejó a nadie indiferente, aunque lo hubiera visto una sola vez. Todos los mendigos de Ibiza eran amigos suyos, porque él siempre les daba una moneda o hacía que sus padres compraran lo que necesitaban y volvieran para dárselo.

Los años de su enfermedad han movido a muchos a rezar por él, y él les pedía que no dejaran nunca de rezar.

En este enlace de Mater Mundi puedes leer más sobre este pequeño ángel

Artículo anteriorEl detalle de Cayetano Rivera
Artículo siguienteVerástegui con los provida de Argentina