Los niños no necesitan una madre perfecta sino una madre feliz

Ser madre es una de las tareas más apasionantes y a la vez difícil a las que se enfrentan las mujeres. En un artículo muy interesante que publica Mira qué vídeo explica que no existe un manual de instrucciones, cada madre lo es a su manera y nadie está libre de cometer errores. no existe una fórmula universal para ser buena madre.

Tratar de ser una madre perfecta no solo es irrealizable, sino que es contraproducente, porque conduce a la frustración. La tarea de una madre debe ser la de contribuir a la formación de los propios hijos, en un ambiente caracterizado de amor y respeto, para que puedan aprender a ser felices.

Lo que no debemos olvidar es que los niños aprenden mucho a través del ejemplo que les mostramos: esto significa que si la madre está satisfecha consigo misma y de su propia vida, enseñará a sus hijos a ser felices. Una madre primero debe sentirse cómoda en su papel de madre, tener confianza en sí misma.

Los niños no tienen necesidad de una madre perfecta sino de una madre feliz.

te recomiendo que leas el artículo completo entrando en este enlace de Mira qué vídeo