Ayer falleció David Rodriguez Luna, el cura de los dulces.

Ayer David Rodríguez Luna, sacerdote de 40 años y párroco de la Iglesia de Jesucristo, Redentor en (Talavera de la Reina) falleció mientras atendía pastoralmente la capellanía del cementerio municipal de la ciudad.

Fue el pionero e impulsor de una exitosa iniciativa llamada Feria de dulces de monjas de clausura que ya ha alcanzado su octava edición. La última se celebró el pasado mes de mayo y contó para su inauguración con el cardenal Amigo, arzobispo emérito de Sevilla.

La muerte de este sacerdote se ha debido, según informa la pagina web de la diócesis de Toledo, a una parada cardiorrespiratoria que ha sufrido en la sacristía de la capilla del tanatorio de Talavera.