Dios la salvó del abismo tras un aborto

Daria tenía 20 años cuando se quedó embarazada de su novio. La Nuova bq ha hablado con ella y les ha contado su calvario.

En un principio quería tener a su bebé, pero las presiones familiares y la falta de implicación de su novio, la movieron a cometer el error de su vida. «Sufrí mucho, tuve depresión un año y no me curé. Mis padres no aceptaron este sufrimiento porque según ellos era un problema que había sido resuelto ». Desgarrada por esa herida tan abierta y profunda, un día, después de unos 7-8 meses desde el aborto, la instó a buscar la ayuda de los sacramentos: «Aunque no era practicante, un día tuve un movimiento interno y fuerte, corrí a la iglesia y fui a confesar en la catedral. Eso ya fue una gran gracia. Sentí que había cometido un pecado, era consciente de haber matado a otro ser humano, mi hijo. No recuerdo la fecha exacta, pero recuerdo que en este gran dolor que viví tuve esta inspiración celestial para confesarme ».

Posteriormente tuvo un novio cristiano y gracias a él Daria obtuvo lo que ella llama su conversión, tra asistir a un retiro espiritual: «Sí, me convertí entonces, porque cuando era niña no tenía una fe madura. Allí comenzó mi primer renacimiento interior, fui a misa, supe que el Señor ya me había perdonado y realmente sentí Su perdón, sentí Su amor. La mía había sido una conversión muy fuerte, realmente era un soldado de Cristo, me sentía así »

Lee la historia completa de Daria en este enlace de la Nuova BQ