Elise, el ángel de la prostitutas de Estocolmo

Vatican News publica un artículo que cuenta la tremenda historia de Elise Lindqvist. Actualmente tiene 83 años y se dedica a dar consuelo y apoyar a las prostitutas que están en la calle, en su Estocolmo natal.

Su infancia fue durísima. Desde los 5 años fue objeto de abusos sexuales por parte de diferentes hombres cercanos a la familia. Su madre miraba para otro lado y su padre, que era su único consuelo, murió cuando tenía 10 años. A los 16 huyó de su casa y acabó trabajando en la calle para una red de prostitución. Cayó en el alcoholismo y las drogas para poder soportar la dramática vida que llevaba.

Gracias a Dios, llegó a ingresar en centro de rehabilitación y allí sólo veía sonrisas y alegría. Pensó que era la medicación que tomaban y la pidió para ella también. Para su sorpresa, la llevaron a una capilla.

“No sabía nada de Dios, ni de la oración: para mí la Iglesia era un lugar de muerte”.

En un momento dado, sucede lo que ella describe como una “intervención sobrenatural”. «Tuve la sensación física de tomar una ducha, pero una ducha de luz y de paz. Jesús era el único que podía curarme: yo era un caso humano imposible. Y así fue. En ese momento, yo “nací”. Y cuando hoy me preguntan cuántos años tengo, les respondo “25”: hace 25 años Jesús me dio la vida y aprendí a caminar en su amor”.

Al final consiguió perdonar a los que le habían dañado tanto. Y hay quien la llama la madre Teresa de las prostitutas.

Te recomiendo que leas el artículo completo en Vatican News porque es impactante