La importancia de pedir perdón

Ser madre es una experiencia maravillosa que, tal y como leemos en Eres Mamá, te hace mejor persona. Quizás, esto ocurre porque nunca antes estuviste tan enamorada ni tan compenetrada con alguien tan inocente e indefenso como un niño. Nunca antes te sentiste tan responsable por alguien, mucho menos por una persona tan perfecta y tan bella como tu hijo y eso sin duda invita a crecer por dentro.

Todo esto ayuda a madurar y una de las cosas que engradecen a unos padres es pedir disculpas a los hijos, cuando se equivocan. Es un acto de humildad que supone un gran ejemplo para los hijos.

Saber  decir «me equivoqué y voy a intentar enmendarlo», es una muestra ejemplar de respeto hacia tu hijo como ser humano. Cuando eres capaz de reconocer que te equivocaste y de pedir disculpas a esa persona tan pequeñita le demuestras a través del respeto el amor que sientes por él.

El artículo completo puedes leer lo en este enlace de Eres Mamá