María Clara es una jovencita brasileña de 15 años que nos ha dejado un testimonio de generosidad y desprendimiento que nos puede servir a nosotros de ejemplo, según un artículo que publica Nation.

La adolescente, para celebrar su cumpleaños de «la niña bonita», en vez de una gran fiesta o un viaje como había pensado su padre sorprenderla, ha preferido ayudar a los más necesitados.

Recorrió los barrios más desfavorecidos de su ciudad, con la ayuda de sus padres, y repartió 60 cestos de comida a las familias más necesitadas. Sus padres no pueden estar más orgullosos de María Clara. ¡Nuestra Enhorabuena!

Si quieres leer esta noticia completa, puedes hacerlo en este enlace de Nation

 

Artículo anterior¿Soy tolerante?
Artículo siguiente«Cualquier tarea que sea con amor está edificando el reino de Dios». Christopher Hartley