Leemos en un artículo publicado por euroresidentes que ayudar a los demás puede ser la clave de la felicidad. Ya lo decía el escritor León Tolstói cuando afirmaba que el que ayuda a los demás se ayuda a sí mismo. Y tiene toda la razón. Seguro que recuerdas momentos en los que te has encontrado muy bien tras ayudar a alguien que lo necesita.

Ayudar a los demás alarga la vida, produce un bienestar mental, aumenta la autoestima, reduce el estrés, mejora tu sistema inmunológico y reduce la posibilidad de sufrir enfermedades mentales y además agradas a Dios. ¿Qué más quieres?

Para un cristiano ayudar a los demás es una forma de caridad, de amor a Dios y, como consecuencia, de amor al prójimo. Nuestra felicidad la encontraremos siempre en querer vivir según la voluntad de Dios.

Pregúntate cada mañana cómo puedes ayudar a alguien hoy, sin esperar a que te lo pidan, adelántate siempre.

Esta artículo completo puedes leerlo en este enlace de euroresidentes

 

Artículo anteriorMe fío de Ti
Artículo siguienteEl gesto de unos alumnos hacia su profesora con cáncer