Los dejamos todo y nos vamos a Argentina. Familia en Misión

Daniel y Miriam son un matrimonio salmantino que, con 28 años y un bebé, han hecho las maletas para marcharse a Argentina en misión, leemos en la Gaceta de Salamanca. «Una locura» les dicen algunos.

Pertenecen al Camino Neocatecumenal y se ofrecieron para salir en misión a los lugares del mundo donde hicieran falta. Los dos tenían un un puesto de trabajo con contratos  indefinidos a los que han renunciado con un propósito más alto: “dar nuestro testimonio de familia católica”.

En plena mudanza de grandes proporciones, reconocen “vértigo” ante un cambio de ubicación pero huyen del sentimiento del miedo. “Venimos de familias numerosas de cinco y seis hermanos. Mi madre quedó viuda muy joven con seis hijos y nunca nos ha faltado de nada. Yo he visto que Dios en mi familia y mi historia ha estado siempre como un padre. Sé que Dios proveerá en Argentina, Salamanca o donde sea”, detalla.

Irán a una zona complicada: “Es una zona donde está apareciendo mucho la droga, sobre todo entre los jóvenes, con la búsqueda de alienarse y huir de la realidad. Hay mucha gente con sufrimiento que no conoce a Dios”, explica este joven misionero salmantino. Además van de forma indefinida, no temporal.

En este mundo hace falta personas valientes para entregarse sin reservas a la Voluntad de Dios. Buen viaje, familia.