Muchos de nosotros estamos contando los días para irnos de vacaciones. Un tiempo especial en el que, gracias a Dios, vamos a poder descansar y cambiar de actividad.

Sin embargo este tiempo de vacaciones nos trae a cada uno de nosotros grandes oportunidades y no podemos perder la ocasión de afrontarlos. El principal es: enseñar a amar.

Artículo anteriorVotos perpetuos de Sor Sara del Amor de Dios. «Esto es cosa del Señor»
Artículo siguienteMichael Los ya partió a la casa del Padre