Una asamblea con las puertas abiertas

 

En marcha, al encuentro de los hermanos cercanos o lejanos a la Iglesia es cómo se lleva a cabo la misión.

Hace una semana, cuando el pasado sábado se reunieron 42 personas, de las cuales también hubieron algunos jóvenes, a la convocatoria abierta a todas las personas del área  perteneciente a la parroquia de la Santa Cruz, de Linares.

En esta parroquia de Andalucía, se dialogó en comunidad de la corresponsabilidad de cada uno de nosotros en mejorar el apostolado diario con el modo de vivir de cada cual, nuestra relación con los demás. También se habló de cómo hacer más fecundas las actividades y servicios que ofrece la parroquia, sacarle más provecho a la eucaristía y valorarla más, no caer en la rutina.

El Padre Manuel Alfonso Pérez Galán, el párroco actual, organizó para que saliera adelante lo planteado en la mañana de convivencia y cerrar de la mejor manera, con la Santa Misa a las 5 de la tarde después de una comida fraterna con los asistentes. Hasta el cocinero que hizo el arroz y su ayudante de cocina, su esposa, dieron testimonio de servicio alegre con su ejemplo de generosidad, dedicando tiempo y esfuerzo por los demás.

Hubo un primer momento de acogida y oración conjunta con el Padre Manuel Alfonso, reparto de materiales a trabajar luego por equipos, en la reunión por equipos se habló desde la experiencia vivida, procurando fuese fecundo el tiempo de discernimiento, y así avanzar unidos hacia la misma dirección, siendo Iglesia, en comunión con los feligreses de la Santa Cruz, demás grupos dentro y y fuera de la parroquia, parroquias de Linares.

Las impresiones extraídas fueron recogidas por el sacerdote después de los postres. Todo lo que se planteó se tomará en cuenta en el proyecto pastoral para el año que viene.

 

Damos gracias a Dios por que unió a estas personas llamadas por Él a abrirse a los hermanos y aportando luz en la senda misionera. El ejemplo de quienes decidieron dar unas horas de su tiempo por la vida de la Iglesia mueva a la acción concreta diaria de muchas mujeres y hombres, comunidades, deseosas de desgastarse por Cristo.

En este enlace de la  Iglesia de la Santa Cruz puedes leer la noticia completa.