Leemos en Infocielo que se ha celebrado recientemente la final del Campeonato Mundial de Fútbol Sala para jugadores con Síndrome de Down.

La Selección Argentina superó todas las expectativas y consiguió un notable segundo puesto frente al local Brasil que lo había goleado en la apertura de la competencia.

La verdad es que es muy bonito ver a jóvenes con Síndrome de Down peleando y luchando en un deporte con el trabajo y la disciplina que conlleva.

Enhorabuena a todos los jugadores de ambos equipos. Sois unos campeones

Artículo anteriorDe los dones del Espíritu Santo
Artículo siguiente¡Él se lo tomó en serio! Paulina Gosch, Secretaria de la Pastoral de la Juventud Archidiocesis de Madrid