El porro no hace nada y yo me lo creí

Hace unos años un joven publicó en facebook una carta, que se hizo viral, que testimoniaba su experiencia con las drogas. Vamos a recordarla porque estas cosas conviene no olvidarlas.

«Mi padres siempre me dijeron que la droga mata, pero yo veía muchos chicos fumar marihuana y ninguno se moría. Y veía también que mis amigos, cuando fumaban, empezaban a reírse y a divertirse. Me decían ´lo que mata es el cigarrillo de tabaco, por eso yo fumo marihuana´». 

«Quería ser como ellos, reírme como ellos, sentirme especial como ellos. Lo probé y me desinhibí, era otro. Y estaba bueno, me gustaba hacerlo, me sentía seguro». 

«El porro me fue tomando. Empecé a fumar cada vez más seguido. Y empezó a haber problemas en mi casa». Estaba irritable, se fue alejando de sus amigos y empezó a juntarse con otros que fumaban, no podía estudiar…

«Yo pensaba que la manejaba, que podía pasar días sin fumar si quería, pero siempre necesitaba tener una dosis diaria guardada, por la ansiedad y por el nerviosismo».

«Algunos días no lograba sentirme bien con el porro y sumaba una cerveza. Y si entre el alcohol y la marihuana terminaba muy planchado, me enchufaba un poco con cocaína. Más de una vez me asusté porque sentí que el corazón se me salía del pecho.»

Continúa leyendo la carta en este enlace Buena Vibra para que conozcas bien el problema que conllevan las drogas por muy poca cosa que pruebes