Jesús sé que estás aquí. Historia de un secuestro

El padre Teresito Soganob fue secuestrado por  extremistas islamistas, como rehén, durante casi cuatro meses, en la ciudad filipina de Marawi. Dos años después de su liberación, lo ha entrevistado la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN).

Un grupo cercano al ISIS, habían conquistado la ciudad. «Sobre las seis de la tarde quemaron la comisaría y la prisión; pero no vinieron los bomberos», recuerda el padre Teresito. Cuando se abrieron las puertas de la catedral, al principio el sacerdote pensó que era el ejército o la policía, que venían a ponerlos a salvo. Pero no era así.  A través de un megáfono una persona daba instrucciones en inglés y les pedía que cooperaran si querían permanecer ileso. Era un grupo de hombres armados.

Se llevaron presos algunos rehenes, entre los que estaba el sacerdote.

El Padre Teresito irradia paz y esperanza. «Nadie quiere tener una experiencia así – dice – yo viví esos meses siempre pensando que moriría». Pero también fueron 116 días de oración continua. «Viví mis propias lamentaciones. Grité: ¿Por qué yo, Señor? ¿Por qué has permitido esta situación?» Hubo muchos gritos de lamento, pero también de acción de gracias. «Esperaba mi muerte; no podía entender cómo era posible que estuviera sobreviviendo los continuos combates». Comenta que no es un hombre fuerte, pero que ha aprendido que podía ser fuerte, con Dios, en la fe. Que podía «escuchar el grito de mi corazón y seguir diciendo: ¡Sé que estás aquí! Eso me enseñó humildad y reverencia. Incluso en una situación así». Fue una ocasión para aprender a rezar de nuevo, dice el sacerdote con mayor antigüedad de Marawi.

Si quieres leer el testimonio completo puedes entrar en este enlace de ACN España y descubrir todo un ejemplo de fe robusta ante la adversidad