La noche de bodas

Publica ABC un artículo de Federico Fernández Buján que titula «La noche de bodas».

Después de contar alguna anécdota con bastante gracia, dice una frase muy bonita que describe muy bien lo que es una noche de bodas: «Unos esposos que han mantenido «la espera» entran en la suite con la siguiente formula magistral: un kilo de sorpresa, dos de emoción, tres de alegría, cuatro de pasión, cinco de delicadeza, seis de ternura y siete arrobas de «amor en estado puro». Ese amor que convierte su bien en el bien del otro».

«Desde este «amor-dación» se entiende la fórmula del consentimiento: «Yo xxx, te quiero a ti, xxx, como esposo/a y me entrego a ti…». Esa «entrega» es por primera vez total, al comprender la donación del cuerpo que, por cierto, es la «materia del sacramento» en el matrimonio canónico. Desde ese instante deja de pertenecerle a cada uno, por hacer dueño al otro. Así, las palabras divinas del Génesis: «Ya no son dos, sino una carne sola». Así, el sentido bíblico de «conocer» como sinónimo de tener relaciones maritales. Por ello, el adulterio supone una traición, al dar a otro/a lo que ya no le pertenece».

Y concluye: «A todos los nuevos esposos les deseo la mayor felicidad y que su amor sea duradero. Y desde mis convicciones levanto mi copa, por los novios que han querido y han sido capaces de «esperar». Por los que han vivido una renuncia que, hoy más que antaño, es a contracorriente. Por ellos quiero brindar y desearles: ¡Muy feliz matrimonio y feliz luna de miel!».

Te recomiendo el artículo completo en este enlace de ABC