No cambio por nada el milagro de mis dos hijas

Este testimonio, que hemos leído en la web de Redmadre, es más común de lo que imaginamos.

Una chica, Ángela, se queda embarazada y cuando se lo comunica a su novio, ambos sin trabajo, no saben muy bien qué hacer. Se les ocurrió ir a un centro planificación familiar. Allí, además de confirmarle el embarazo, lo único que le proponen es abortar.

Qué triste que no te proponen ayudarte con tu embarazo, sino directamente planifican tu aborto. Los enviaron a la clínica abortista Dator. Hablaron con sus padres y les acompañaron. Pero cuando Ángela vió que esa cita en Dator era para abortar, salió de allí porque no tenía ninguna intención de deshacerse de sus hijos. Venían gemelos.

La madre de Ángela la echó de casa por no haber abortado. Muchas veces son los propios padres los que presionan para que sus hijas aborten. Gracias a Dios, en este caso gracias a Redmadre que les ha proporcionado ayuda material y psicológica, hoy son padres felices de dos niñas.

En caso de dificultad para salir adelante con un embarazo, la mejor opción nunca es matar al bebé. Igual que existe Redmadre, hay otras asociaciones que ayudan a estos padres.

Este testimonio completo puedes leerlo entrando en este enlace de Redmadre