Menores que hacen porno. El drama en cifras

El problema de la pornografía infantil está alcanzando cifras espeluznantes. Leemos en la web Pensamientos que, según ha explicado el fiscal delegado de criminalidad informática en Barcelona, Roberto Valverde, ya no sólo se trata de adultos comerciando con niños, sino que los propios menores se graban a sí mismos o a otros. La autoexplotación de menores es una realidad, explica.

«EL 81% de los jóvenes entre 13 y 18 años asegura que ha observado material pornográfico en internet como conducta habitual».

Es un drama y que, debido al acceso fácil a través de internet a todo tipo de imágenes, se haya normalizado y banalizado por parte de los menores.

Cuando se graba a un menor que se está desnudando se está elaborando pornografía infantil, recordaba Valverde. Es un material altamente delictivo –precisó que no es lo mismo que quien grabe o posea el contenido sea un menor o un adulto– y las consecuencias para los menores cuando se distribuye son muy duras.

Hay un gran negocio entorno a la pornografía y hay que explicarle a los jóvenes que eso no tiene nada que ver con el amor. Estamos ante una sociedad hipersexualizada –publicidad en autobuses, televisiva, series, canciones…–, que condiciona cómo se relacionan las personas y, sobre todo, los menores.

Te recomiendo que leas este artículo íntegro, en este enlace de Pensamientos, para hacer una reflexión y no contribuir a tanta conducta aberrante