Como es conocido, el juez Calatayud tiene una forma peculiar de dictar sentencia. En su blog cuenta que ya ha condenado a 4 chicos a que le corten el pelo.

«En 2017, condené a un chaval que había robado en una peluquería a aprender el oficio y, como examen final, tenía que pelarme a mí. Aprobó».

Tal fue el éxito, que lo ha hecho con otros tres más. Y Tanto ellos como sus familiares están contentos porque, aunque haya sido por vía criminal, han aprendido un oficio tan digno como cualquier otro.

Y el juez tiene toda la razón porque no sirve de nada castigar sin enseñar.

Puedes leer la noticia completa en este enlace de Ideal Granada Blogs

Artículo anteriorJürgen Klopp, un entrenador que cree en Dios
Artículo siguienteLos Milenianl mileuristas.