El evangelio del Buen Pastor nos muestra a Jesús que quiere apacentar a sus ovejas. Las cuida bien porque es capaz de leer sus corazones no para enjuiciar, sino para ayudar a amar.

El problema es que hoy ha surgido una nueva tentación, una nueva manifestación de la soberbia que se traduce en no escuchar.

Artículo anteriorLa otra cara de la Iglesia
Artículo siguienteUna Palabra Tuya que es puerta