¡Me iré al cielo y jugaré hasta que llegues!

Nolan es un pequeñito de 4 años que, tras una dura batalla contra el cáncer, murió recibiendo el cariño más absoluto de su madre.

Ahora ella ha publicado la última conversación que tuvo con su hijo, supongo que por necesidad, y para ayudar a otras personas que estén pasando por lo mismo.

Tras escuchar que su hijo se moría y que no había nada que hacer, Ruth se fue a la habitación con él. Nolan estaba sentado en «la silla roja de mamá» viendo vídeos de YouTube en su tablet. «Me senté con él y puse mi cabeza contra la suya y tuve la siguiente conversación»:

«Yo¿Te duele al respira, no es cierto?

NolanBuuuuueno… sí

Yo¿Tienes mucho dolor?

Nolan: (Mirando hacia abajo) Sí.

YoEste asunto del cáncer apesta. No tienes que luchar más.

Nolan¿No tengo que luchar más? (Con felicidad) ¡Pero lo haré por ti, mamá!

Yo: ¡No! ¿Es eso lo que estás haciendo? ¿Luchas por mamá?

NolanBueno… sí

Yo: Nolan Ray, ¿cuál es el trabajo de mamá?

Nolan¡Mantenerme a salvo! (Con una gran sonrisa)

YoCariño… Ya no puedo hacer eso aquí. La única manera en que puedo mantenerte a salvo es en el cielo. (Mi corazón hecho añicos).

Nolan: ¡Entonces, me iré al cielo y jugaré hasta que llegues! ¿Vendrás, no?

Yo¡Absolutamente! ¡No puedes deshacerte de mamá tan fácilmente!

Nolan¡Gracias mamá! ¡Iré a jugar con Hunter, Brylee y Henry!»

Entra en este enlace del diario El Mundo y continúa leyendo este artículo sobrecogedor y a la vez de una ternura inmensa donde madre e hijo tienen clarísimo que se verán en el Cielo.