Vemos en Mater Mundi el testimonio de Mario, que es bastante impactante porque llegó a tocar fondo.

Mario es un joven que desde pequeño se formó en colegios católicos con una familia como la de cualquiera de nosotros. A la edad de 14 años, Mario se desvincula de la parroquia y empieza a vivir una vida libertina que le hace tomar ciertos hábitos poco recomendables, con adicciones a las drogas y relaciones que no le hacían no ver más allá de ese mundo artificial que se había creado.

Él continúa. Escucha.

 

Artículo anteriorSeñor, permíteme ser valiente.
Artículo siguienteUna Palabra que me resucitará