«Alguien que no es transparente, que miente, no sirve para el sacerdocio».

Leemos en Aciprensa que el Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Santiago (Chile), Mons. Celestino Aós, sostuvo un encuentro con los 53 seminaristas de la arquidiócesis a quienes recalcó que “alguien que no es transparente, que miente, no sirve para el sacerdocio”.

“¿Si uno no sabe ser educado de qué caridad me habla?”, cuestionó Mons. Aós, que subrayó también la importancia de vivir la solidaridad, el espíritu de sacrificio y la verdad.»

la división más profunda es la división del pecado. El pecado no está en los libros, está en la vida, en las personas. Y si hay un sacerdote que comete un pecado es una ofensa a Dios”.

Esto va más allá de lo sexual, precisó Mons. Aós. “El sacerdote que administra mal las cuentas y se está llevando un dinero que no le corresponde, está siendo pecador. El sacerdote que no prepara su homilía o no atiende a un enfermo cuando lo llama, está siendo pecador”.

Te recomiendo que entres en este enlace de Aciprensa para que descubras todas las recomendaciones