Estíbaliz cuenta cómo llegó a perder la fe durante sus primeros años de matrimonio porque no podían tener hijos y su oración le parecía inútil. El sueño se hizo realidad y por eso vuelve al santuario de Torreciudad cada vez que puede para darle las gracias a la Virgen por ese gran favor.

Escucha cómo te lo cuenta ella.

Publicado en el Facebook por el Santuario de Torreciudad

Artículo anteriorLa fe de Nicole Kidman
Artículo siguienteLos colegios de médico se pronuncian contra la eutanasia