Pierde su trabajo por no llevar a una joven a abortar

Ésta es una historia real que hemos leído en Hispanidad Católica. Un conductor de Uber, en Estados Unidos, ha perdido su trabajo por no querer llevar a una joven a una clínica abortista.

La chica iba sola y cuando el conductor supo a dónde la llevaba, intentó persuadirla explicándole lo maravillosa que la es vida y el terrible error que iba a cometer. Ella contuvo las lágrimas y persistió en su idea, hasta que el conductor paró el coche y le dijo que no podía llevarla.

La joven se bajó llorando y llamó a su novio que la recogió y le llevó a la clínica. Al día siguiente denunció en Uber al trabajado, que fue despedido.

Es triste que no te dejen ser coherente con tu forma de pensar, que no se respete la conciencia de las personas.

Sobre esta desgraciada noticia puedes leer en este enlace de Hispanidad católica