Mensaje de Kiko Argüello a las comunidades por la Pascua de 2019

Habéis sido sacados de las tinieblas y habéis sido introducidos en una Comunidad Cristiana y se os ha dado un Camino de educación a la fe, de formación. Digo esto para exhortaros, exhortaros a todos. Pues Dios para ayudar a nuestra poca fe, porque somos todos pecadores y pobres, porque la carne es débil, aunque es espíritu está pronto; Dios ha establecido una ayuda impresionante que es la Santa Noche. Para ayudarnos ha decidido pasar y destruir el imperio del faraón: el mal, la avaricia, la hipocresía, la lujuria y desterrarlos de nosotros.

Por eso la Iglesia, desde la más antigua tradición, ha visto tan importante esa noche que nos ha dicho que tenemos que prepararnos durante toda la Cuaresma para que esta noche no nos pille dormidos o descuidados y perdamos esta ocasión que Dios nos da para nuestra salvación.

Todos tenemos necesidad de la Pascua de este año; todos, todos. No sé cómo os estáis preparando para esta Vigilia. No sé si ayunáis, la Iglesia nos invita a ayunar, a dar limosna abundante a los pobres y nos invita a rezar. Oración ayuno y limosna, tal y como se nos ha invitado durante la Cuaresma para tenernos vigilantes. Y además, porque como sabéis, En esta Santa Noche, Dios ha prometido que retornará su Hijo.

Por eso quiero animaros a vivirla, vivir la Noche Pascual, no importan tus pecados, si estáis en una severa crisis, si estáis cansados de la comunidad, fastidiados de los hermanos, con juicios contra todos, contra tus catequistas, contra Dios mismo. Él hará retornar a su Hijo, Él os sacará esta noche de Egipto, Él saldrá victorioso de tus infiernos para abrirte las puertas del Cielo. Aún si habéis dejado de Caminar, el Señor te espera con los brazos abiertos, ¡Ánimo! vivir el paso del Señor toda la noche, en Vigilia, en Comunidad, es un regalo, un tesoro, es el becerro gordo que el Padre ofrece para ese hijo que se había ido pero que ha vuelto.