Gabriela trabaja en una boutique de diseño de moda en Valencia, está casada y tiene tres hijas. Pasó muchos años alejada de la fe. Pero un buen día, hace ahora ocho años, se encontró con Dios haciendo zapping, en vísperas de la Semana Santa.

La película La Pasión de Cristo de Mel Gibson le abrió los ojos y a partir de ahí … Escúchala a ella.

Del canal de YouTube de Opus Dei

Artículo anteriorTres clases de amor
Artículo siguienteNo permiten celebrar la Misa a un Obispo con sus presos en Venezuela