Qué bonito es ver a tanta gente entorno a Nuestra Madre la Santísima Virgen, cantándole la salve marinera y diciéndole «guapa». Con qué emoción lo vivirá Ella!

Ahora, en esta Semana Santa, también necesita, más que nunca, nuestro cariño. ¡No te olvides!

 

Artículo anteriorContempladLe
Artículo siguienteMartes Santo: Una Palabra Tuya