Es muy triste, pero en Holanda la prostitución es totalmente legal. Por esto los jóvenes han organizado una campaña de recogida de firmas, a la que han llamado «No tengo precio», para que se promulguen unas leyes más restrictivas, que defiendan a las mujeres.

Los promotores de la campaña están pidiendo que se haga más para proteger a las mujeres vulnerables, que terminan más fácilmente en la prostitución, a menudo en una elección «falsa» dictada por las circunstancias y la falta de otras perspectivas.

Han firmado esta petición más de cuarenta y dos mil jóvenes y ya la han presentado en el Parlamento para su debate.

Esta noticia, que publica el diario on line Avvenire, puedes ampliarla en este enlace

 

Artículo anteriorCinco jóvenes a contracorriente
Artículo siguienteParís bien vale una Misa